• Meditación Gassho


Meditación en Gassho


Esta meditación es una de las prácticas más importantes dentro del Reiki Tradicional Japonés. Era una de las prácticas preferidas de Usui que decía que esta meditación era totalmente imprescindible para preparar la casa (el cuerpo y la mente) para la llegada del inquilino (la energía, el amor incondicional). Gassho en japonés significa “dos manos juntas, unidas o en oración”.

Para realizar esta meditación sigue los pasos que se explican a continuación:
  • Colócate en tu posición habitual de meditación, puedes ponerte en posición de loto o simplemente sentado en una silla, siempre con la espalda bien recta. Relájate, deja ir todas tus preocupaciones, afloja todo el cuerpo y la mente.
  • Sitúa tus manos en posición de oración delante del Chakra del Corazón, ponlas de manera que quede un poco de hueco entre tus manos. A esta posición de las manos los japoneses le llaman Gassho. Ellos la realizan sentados al suelo con las nalgas encima de los pies, a esta posición de meditación le llaman Seiza.
  • Respira tranquilamente y presta atención a la punta de los dedos medios, sintiendo el contacto entre los dos dedos.
  • Permanece en esta posición, respirando lenta y uniformemente, y sin dejar de prestar atención a la punta de los dedos. Mantente en esta posición el tiempo que te resulte cómodo.
  • Cuando aparezcan pensamientos, tienes que darte cuenta de que estás pensando, sin que ese darse cuenta sea un pensamiento, y después volver la atención suavemente al contacto entre los dedos medios.
Esta es la meditación tradicional en Gassho, pero existen otras maneras de realizarla. Todas ellas tienen la misma base: nos sentamos en posición de meditación y ponemos las manos juntas en Gassho.

Mandar la energía al corazón

Esta variante consiste en prestar atención a nuestras manos, en su totalidad, hasta que notemos la sensación de la energía en ellas. Una vez notemos la energía, inspiramos y mandamos la energía mentalmente hasta el Chakra del Corazón. Al hacer este paso cambiamos la atención de las manos al chakra. Aguantamos un instante la respiración y al soltar el aire mandamos la energía del Chakra del Corazón de vuelta a las manos, al hacer este paso movemos nuestra atención del chakra del corazón a las manos. Repetimos este proceso las veces que queramos. A cada respiración notarás como va aumentando la energía en tus manos, en tu chakra y en todo tu cuerpo. Esta es una meditación muy sencilla y potente, que aumenta nuestra frecuencia de vibración así como nuestra capacidad de canalizar la energía.

Estimular el Tercer Ojo

Esta meditación es un poco más cansada físicamente, pero si la vamos practicando asiduamente, poco a poco iremos aumentando el tiempo de ejecución. Se trata de sentarnos en nuestra posición habitual de meditación y poner las manos juntas en Gassho, pero esta vez las situaremos tocando la frente. Mantén una parte de tu atención en las palmas de las manos y la otra parte en la respiración. Cuanto más tiempo puedas mantener esta posición más efecto tendrá la meditación, aunque tienes que procurar no estar en tensión.

Respiración

Para esta variante simplemente colócate en posición Gassho y en vez de observar las manos, presta toda tu atención a la respiración. Colocar las manos en Gassho hace que cerremos un circuito energético, conectando los diferentes meridianos que van a parar a las manos y los chakras menores por los que canalizamos la energía. Sólo con sentarnos tranquilamente en esta posición y respirar nos encontraremos mucho mejor. Más tranquilos, resguardados, protegidos y en contacto con la energía de nuestro corazón.
Nota: Es muy recomendable practicar la meditación en Gassho todos los días. También es muy recomendable realizar esta meditación antes de empezar un tratamiento Reiki, ya que activa enormemente la energía en nosotros mejorando nuestra capacidad de canalizar. Se dice que 15 minutos de meditación en Gassho bien realizados equivale a un autotratamiento completo.