• Regularizar la respiración y la expansión del Ki

Para entender cómo funciona la energía habría que superponer nuestro mundo físico con un mundo paralelo en el cual todo es energía, todo está vibrando con el universo y en ese mundo no existe la materia. Pero a pesar de ello los dos mundos coexisten en el mismo universo unificando todas las leyes que crearon y rigen cosmos. De esta forma es fácil entender como igual que por nuestras venas circula la sangre, desde nuestro hara a través de nuestro sistema de meridianos circula nuestro ki.

Cuando respiramos los pulmones no solo cogen el oxígeno del aire sino que también atreves de ellos entra el ki, de ese modo es como, es enviado al hara y distribuido desde allí a cada una de las células de nuestro cuerpo.

Un bebe, cuando nace respira abdominalmente y su ki fluye abundantemente por todo su cuerpo. Con forme va creciendo, por distintos motivos que por lo general tiene que ver con la historia emocional, traumatismo síquico, shock o bloqueos emocionales, la respiración se va haciendo cada vez más superior de respirar por el bajo abdomen empieza a respirar por encima del ombligo, pasa a respirar con la zona baja de las costillas y en algunos casos incluso con la parte superior. Eso hace que el ki apenas fluya por determinadas partes del cuerpo, y allá grandes concentraciones de energía en otras zonas, causando con el tiempo dolores, y enfermedades.

Para conseguir expandir adecuadamente el ki hacia cualquier parte de nuestro cuerpo es fundamental aprender a respirar adecuadamente, mandando el aire al bajo abdomen, en él se pondrán los dos dedos del medio de cada una de las manos uno en frente del otro tocándose. Si se está respirando correctamente se separaran al inspirar y se juntaran al espirar. Este ejercicio para empezar se puede realizar tumbado. Cuando se observe que se hace esto correctamente ya solo queda expandir el ki, es la parte más fácil de ejercicio, solo con enviar la inspiración al hara se sentirá como las manos comienzan a vibrar o empiezan a calentarse, a partir de ahí ya puedes trabajar con tus manos, realizando automasaje, shiatsu, etc.

Para los que no saben ninguna de estas técnicas energéticas pueden utilizar este tipo de respiración como meditación para armonizar el cuerpo, empezando a si ser más conscientes de cómo se debe de respirar.

Comments